BERGÉ SE ENCAMINA A LA ADQUISICIÓN DEL PAQUETE AUTOMOVILÍSTICO DE NOATUM

 

Ayer martes publicábamos la información de que Noatum ha creado una nueva división que se encargará de la gestión de los activos portuarios dedicados a la carga Ro-Ro y a la manipulación de vehículos nuevos (leer enlace) y es vox populi que los fondos propietarios del grupo marítimo con sede en Valencia desean deshacerse de sus activos en España, como ya hicieron tras la venta del paquete accionarial de su filial portuaria a la china Cosco.

Pocas son las empresas en España con capacidad económica y experiencia en el sector como para poder acometer una adquisición de esta magnitud y Bergé espera cerrar 2017 con una facturación de 3.000 millones, y un Ebitda de 130 millones en su división de automóviles. Se trata de cifras al alcance de pocos y, además, de un sector con un retorno de la inversión puntual y relativamente corto.

Es complicado aventurarse a dar los números de una operación de esta magnitud, pero seguro que Bergé podría utilizar su relación con la banca para lograr un cifra que pueda contentar a los responsables de JP Morgan que, en cualquier caso, recuperaría con creces la cantidad aportada en su día cuando compraron el negocio marítimo de Dragados SPL al grupo ACS y los convirtieron en la todopoderosa Noatum, con la idea de disgregarla poco a poco y amortizar su inversión.

La compañía Bergé, fundada como consignataria en Bilbao en el s. XVIII, se inició en 1979 en el negocio del transporte de vehículos, y ha crecido en estas cerca de cuatro décadas hasta situarse como uno de los principales operadores, no sólo en España sino a escala internacional. Sin embargo, tras la venta del negocio del remolque, existen rumores que indican que desean deshacerse igualmente del negocio de la consignación, no tan lucrativo, y que les otorgaría mayor capacidad financiera para acometer una compra como la de Noatum.

En España cuentan con presencia (dentro del negocio de las cuatro ruedas) en puertos como Vigo, Santander, Tarragona y Sagunto y; con una presunta adquisición de Noatum Maritime Automotive (o al menos de un parte de su capital) añadirían Barcelona y Pasajes. Lo que no está tan claro es que esté interesada en quedarse con el negocio Ro-Ro que, en términos de retorno financiero, se amortiza más lentamente.