LOS PUERTOS ESPAÑOLES CERRARÁN 2017 CON CERCA DE 530 MILLONES DE TONELADAS Y UN AUMENTO DEL 4%

 

Hace pocos días, el ministro español del ramo, Íñigo de la Serna, señalaba en la sesión de control de la Cámara Alta que “nuestros puertos se consolidan como plataformas de distribución al servicio del transporte marítimo internacional, a pesar de la enorme competencia portuaria que se produce en nuestro entorno”.

Al margen de estas palabras, la realidad es que “las perspectivas de inversión para el año próximo por parte de las empresas extranjeras en España son muy favorables”. En este sentido, el barómetro del clima de negocios en España desde la perspectiva del inversor extranjero ha obtenido que más del 70% de las empresas extranjeras exportan a terceros mercados desde España y prácticamente la totalidad de ellas tiene previsto aumentar o mantener su cifra exportadora en el año que acabamos de iniciar.

En el tintero para este año queda al ministro y a Puertos del Estado cumplir con su palabra de dar viabilidad legal al sistema de estiba en España, acordado por patronal y sindicatos, para, de este modo, continuar con la senda del crecimiento en las instalaciones portuarias españolas.

En cualquier caso, 2018 puede ser, de nuevo, un gran año para la industria marítima española y, por ende, para la revitalización del comercio internacional y el bienestar de la economía del conjunto del Estado. Está en manos del Gobierno central el lograrlo, dejando al margen las injerencias políticas con los tribunales, las de la CNMC, y el juego sucio. La prosperidad económica, y la mejora de las condiciones de los miles de trabajadores del sector marítimo-portuario en el país bien merecen un esfuerzo.