En 2019, Marín se hunde, Ferrol se dispara y Vigo líder en pesca

 

Es el mayor retroceso en términos porcentuales de la red de puertos del Estado en el nuevo ejercicio. Y las causa está en el mal comportamiento de los graneles sólidos, que se hunden. Curiosamente, y por el mismo motivo, Ferrol ha sido en enero el puerto que más ha crecido en España, nada menos que un 47,3 por ciento, debido al tirón brutal de carbón y otros productos en granel durante dicho período.

Marín perdió casi la mitad de su tráfico de cemento, un 44,7 por ciento y Vigo no estuvo lejos, con un 30 por ciento de retroceso. Aunque no son puertos graneleros, se trata de una mercancía que anota muchas toneladas y por ello tiene relevancia en la estadística. Además, la caída en picado del cemento supone que la obra pública en infraestructuras o la construcción de edificio se ha parado. Y eso no augura nada bueno para la economía: sucedió exactamente lo mismo entre finales de 2007 e inicios de 2008, con el resultado conocido.

En cambio, un dato muy positivo: O Berbés comenzó 2019 no sólo manteniendo su liderato, inalcanzable, sino subastando cerca de la mitad del pescado fresco de España. Según los datos, en el primer mes del año, los 23 puertos que cuentan con lonjas sumaron un total de 13.209 toneladas, con un incremento del 2,1 por ciento.

Vigo alcanzó 5.297 toneladas, con una subida espectacular del 6,3 por ciento. Detrás se quedó A Coruña, con 1.820 toneladas (0,9 más) y Pasajes, con 1.755, quedando el cuarto lugar para Cádiz con 1.131. Vigo no sólo acrecentó su papel como centro de distribución de productos del mar, sino que además anotó la mayor subida de toda España.

Otro dato positivo del primer mes para el puerto vigués ha sido el buen funcionamiento de la terminal ro-ro, de carga de coches para importación y exportación, con un ascenso del 3,3 y un total de 32.300 unidades, superando a Santander (26.929) y no muy lejos de Valencia, líder en 2018, que sumó 50.467. Los tres grandes puertos (Valencia, Barcelona y Santander) bajaron, mientras Vigo creció.

En cambio, en contenedores, caída de 7,1, frente a una subida general de casi el 7%. Marín bajó el 6 por ciento. En cuanto a mercancía general, clave, el puerto vigués cayó el 5,1 mientras la media española subió el 8,2, un mal dato comparado con el incremento del 19% de Valencia.