El Puerto de Vigo reclama más de 400 millones para no ser relegado en la UE

  • Imprimir

 

López Veiga califica de «error» la decisión tomada en su día de considerar A Coruña como el único puerto nodal de Galicia. Vigo salió perdiendo en los despachos de Bruselas y ahora lo paga. No formará parte del corredor básico de mercancías, tal como había solicitado el Parlamento Europeo, sino que quedará en la red secundaria.

El presidente del Puerto vigués recuerda que, aunque se hayan prometido otras ayudas para compensar esta situación, siempre serán menores que las de las que corresponderán a la red prioritaria. «Estamos en desventaja y el Estado tiene que preverlo y acometer obras urgentes que necesitamos en el puerto de Vigo», subraya.

López Veiga también lamenta que a lo largo de los últimos años se haya favorecido «mucho al corredor mediterráneo» frente al noroeste peninsular. Los mil kilómetros que separan Barcelona de Algeciras registran el mayor movimiento de mercancías y personas. El presidente de la Autoridad Portuaria considera que Vigo se tiene que poner a la altura y para ello reclamar unas infraestructuras que permitan la circulación de convoyes de 450 metros de longitud, pero «hay que apuntar a los de 750 metros».

Cuanto más largos sean los trenes, porque la vía lo permite por el trazo y las prestaciones, menor coste tiene el transporte de mercancías por ferrocarril. Para lograrlo «hay que modificar trazados y pendientes», señala. Como el Puerto no tiene fondos propios para acometer grandes inversiones «necesita del apoyo del Estado». Corregirlo dependerá del nuevo Gobierno que salga de las urnas el 26 de abril. En su día fue la documentación aportada por el Ministerio de Fomento la que sirvió para elaborar el mapa de transportes europeo que condenó a Vigo a un puesto complementario.