Leixoes aún capta 50.000 toneladas de pescado destinado a Vigo

  • Imprimir

 

Como informó este diario, solo en el mes de junio, las exportaciones gallegas cayeron un 15,1%, la mayor bajada en España, y desde enero acumulan un descenso de un 10%, también el mayor de todo el territorio nacional.

Mayor es el bajón experimentado por Vigo y provincia de Pontevedra -de un 16,6% en junio- debido al peso que tiene la automoción, con un descenso de un 32,3% de las ventas al exterior en dicho mes y de un 24% en los seis primeros meses del año. La provincia presenta 'números rojos', con un pasivo de 632,7 millones en el primer semestre en su balanza comercial (importa más que exporta) y todo ello afecta de forma directa a las cifras portuarias.

En paralelo, la otra causa de la caída de tráficos del Puerto estaría en la pérdida de miles de toneladas de pesca congelada que continúa entrando en la península por Leixoes, la terminal de Oporto.

Pese a las mejoras habidas en el Puesto de Inspección Fronteriza con la puesta en marcha de nuevas normas más ágiles, lo cierto es que buena parte de los operadores vigueses prefieren traer el congelado en contenedores por Leixoes en la convicción de que no habrá problemas en la entrada por el PIF de Oporto. Fue el caso del calamar chino, tráfico que parece perdido.

"Nos preocupa y mucho, más que cualquier otra mercancía, las cifras dicen que no hemos recuperado lo perdido, incluso seguimos a peor", señaló Enrique López Veiga. En los primeros seis meses de 2019, por Vigo pasaron 255.000 toneladas de congelado en contenedores, frente a las 290.000 del mismo período del ejercicio anterior, lo que supone 45.000 toneladas menos y una descenso de 14,5 por ciento. "Constatamos que se ha perdido la confianza al 100 por cien y eso es lo más grave para lograr revertir la situación", añade el titular de la Autoridad Portuaria viguesa.