López Veiga: "La pujanza industrial hará que Maersk vuelva al puerto de Vigo"

 

Al bajón de los movimientos de Maersk en Vigo este junio ayudó la pérdida de escalas por la huelga de la estiba además del sempiterno problema de las trabas del PIF que desvía cada mes a Portugal un buen número de contenedores con destino Vigo. En cambio, los datos recopilados por los técnicos de Praza da Estrela referentes exclusivamente a la carga de Maersk indican cómo han ido disminuyendo sus movimientos desde que en mayo de 2016 la armadora se asentó en Marín. Y más revelador aún es el bajón del primer semestre del año, con 135.6000 toneladas menos que el anterior, lo que ha llevado a los técnicos del Puerto vigués a considerar esa concentración de tráficos de la influyente naviera en Marín como una de las principales causas del desplomado balance en Vigo.

Una caída progresiva de actividad del gigante escandinavo que confirmaría la consumación de su marcha de Vigo. Faltaría por concretar cuándo y si será completa o definitiva, ya que de momento mantiene en Guixar una media de dos buques por semana, uno de ellos compartido con Marín. Pese a esta situación, Enrique López Veiga no ve motivos para la alarma. Más bien todo lo contrario. "Lógicamente quiero que Maersk vuelva, pero tengo toda la fe del mundo en que la situación del puerto va a mejorar. Sobre todo con la reforma de la estiba", argumenta.

Con la liberalización de este sector, en un plazo menor a tres años, el presidente portuario está convencido de que Vigo volverá a remontar en esos tráficos castigados por la competencia de terminales vecinas como la de Marín. "Entonces podremos ofertar condiciones igual de ventajosas. Además, Vigo no tiene limitaciones de calado, con lo que podremos recibir a los grandes portacontenedores", vaticina.

Consciente de que esos deseados cambios que redundarán en una rebaja de costes lo suficientemente relevante para atraer a la naviera tardará todavía un tiempo, insiste en que el "Puerto de Vigo no va a naufragar sin Maersk" y que esta compañía "acabará volviendo". "Lo que genera tráficos es la industria, y la industria más pujante de Galicia está aquí, en Vigo". En todo caso, para tranquilizar a esos empresarios inquietos por la fuga de la danesa, recalca que en Vigo operan otras armadoras dispuestas a hacerse con la cuota de Maersk. "Hay más alternativas", incide. Ya está ocurriendo. A medida que la danesa ha ido recortando sus operaciones en los muelles vigueses otras como la italiana MSC experimentaron un crecimiento notable. Los datos que manejan en Praza da Estela la colocan ya en la primera posición en el volumen de mercancías en Guixar, un primer puesto que parecía exclusivo del gigante escandinavo.