El puerto se adapta para acoger a los mayores portacontenedores

 

Actualmente, el tráfico de contenedores, uno de los principales del puerto vigués se desarrolla en el muelle de Guixar, con una línea actual de 769 metros de atraque y un calado de 17 metros, así como una superficie total de 179.244 metros cuadrados para el depósito de contenedores. Según se especifica en el proyecto de la obra, las defensas actuales fueron instaladas en dos actuaciones durante los años noventa, produciéndose reparaciones puntuales en las mismas desde esa fecha hasta la actualidad. La intención es adecuar esos atraques a la llegada de buques de un tamaño superior para el que están dimensionados por lo que “se decide crear una línea de atraque con defensas adecuadas al buque tipo que realmente demanda el servicio”.

Además, con este proyecto que cuenta con una inversión total de 776.170 euros y un plazo de ejecución de cinco meses, se reforzarán las defensas instaladas que presenten daños no estructurales y cuyo refuerzo sea factible y se sustituirán las más deterioradas del resto del muelle sobre el que no se actuará.
Los grandes buques Post-Panamax pueden tener capacidad para transportar desde 6.000 a 18.000 contenedores. Además, en la memoria del proyecto se hace constar que se instalará un sistema de control de atraque.

Las obras se realizarán permitiendo el atraque de buques, lo que significa que habrá restricciones en la disponibilidad de zonas de trabajo del muelle en función del calendario de escalas, teniéndose en cuenta la necesidad de ejecutar los trabajos en horario nocturno y días festivos.

Una vez se adjudique, en cinco meses el nuevo muelle estará listo para poder hacer frente a la demanda de estos barcos que fueron diseñados para ahorrar costes y que en la actualidad suponen casi el 30% de los potacontenedores del mercado.

La obra forma parte del conjunto total de proyectos a realizar en los próximos meses por parte de la Autoridad Portuaria y cuya licitación se publicó hace unos días el Boletín Oficial del Estado.

En total, se trata de trabajos y servicios por valor de casi ocho millones de euros, entre los que se incluyen además, el acondicionamiento del edificio de soportales del Berbés, el servicio de plataforma tecnológica de administración electrónica para la Autoridad Portuaria, el acondicionamiento de la dársena deportiva o la ampliación del silo de almacenamiento vertical de vehículos en el muelle de Bouzas.